El #MeToo y la NBA: a un equipo se le describió como “una casa animal en la vida real”

El equipo campeón de la liga de baloncesto en 2011 está inmuscuido en investigación por acoso sexual y violento.

345526
False

“Antes que nada, estoy agradecido porque vivimos en una época y en un país, donde las personas tienen el valor de hablar sobre cosas como ésta".

Acoso sexual y violencia. A eso se refiere el coach Rick Carlisle al decir "cosas como ésta"; incluye hacia hombres, pero la mayoría de estos casos -se reportaron más de 12- van sobre mujeres.

En México hay reportes de que el 96% de mujeres han sufrido violencia sexual en espacios públicos.

Pero la columna se centra en Terdema Ussery, ¡que llegó a ser candidato a ser comisionado de la NBA! El personaje más inmiscuido en la investigación de Jon Wertheim y Jessica Luther en Sports Illustrated sobre la aberrante "cultura de trabajo" de los Dallas Mavericks.

Terdema fue presidente y CEO de los Dallas Mavericks de 1997 a 2015, se le acusó de comportamiento inapropiado hacia mujeres desde su segundo año, en el que comenzaron las investigaciones internas de mujeres quejándose del acoso sexual de Ussery.

Los reportes no involucran a ningún jugador, sino a personas de “pantalón largo”, Wertheim precisa que “esto tiene el efecto de perseguir a las mujeres hasta salir de la industria de los deportes”, en un ambiente en donde siempre ha predominado el hombre.

"Está mal, es aborrecible, no es una situación que condonemos. No puedo decirte cuántas veces, particularmente desde todo esto (#MeToo) ha estado surgiendo recientemente, le pregunté a nuestro director de Recursos Humanos '¿tenemos un problema? ¿Tenemos algún inconveniente del que deba estar pendiente?' Y la respuesta fue no", dijo Mark Cuban, propietario del equipo.

Una de las acciones tomadas por Cuban es contratar a Krutoy Law, firma de abogados de New York, para que realice una investigación independiente y se llegue al final de todas las acusaciones; la empresa es dirigida por Evan Krutoy, un ex fiscal de Manhattan encargado de la unidad de delitos sexuales.

Cuban alega que desconocía lo sucedido con su ex directivo. El excéntrico dueño dice que quiere dar todos los pasos necesarios para zanjar el problema de raíz y sigue tomando acciones (despidió al director de Recursos Humanos) al respecto.

Ya no sé si resulta tan anecdótico que Ussery apenas trabajó dos meses con Under Armour, un puesto al que llegó 18 años después de trabajar con los MAvs. La decisión de su partida - renuncia por "ajuste organizacional"- se dio después de que, según fuentes de Sports  Illustrated, una mujer se quejó ante el depto. de Recursos Humanos de la empresa deportiva, de comportamiento sexual inadecuado en un elevador.

Me entristece que los cuestionamientos y escrutinio sean (en cualquier grado) a la persona que denuncia. Espero que ejemplos como este, o el de Jerry Richardson en los Carolina Panthers de la NFL, alternen el miedo/inseguridad que suele rodear a las víctimas a reportar, y recaiga en los presuntos (o no tanto) culpables de la atrocidad que es el acoso (sí, desde el 'piropo' hasta el físico).

Deja tu comentario